COLOMBILANDIA: Un monstruo estrato diez.




Bueno amigos lectores, hace ya algunos meses que no escribía en esta sección de mi blog, por razones concernientes a la administración de mi nuevo canal en YouTube y otras cuestiones ajenas que no vale la pena mencionar, pero debido a los sucesos recientes que han ocurrido en este país, me vi en la necesidad de desahogarme un poco con este terrible suceso ocurrido en estos últimos días, y que lógicamente se ha tomado las primeras planas de todos los medios del país, y es el concerniente al cruel asesinato de la niña Yuliana a manos de un niño rico sediento de placer y sadismo.


No alcanzo a imaginar los sentimientos que habrá experimentado esta niña de 7 años, al verse secuestrada de un jalonazo por un desconocido que transitaba por los alrededores su casa, en plena época de vacaciones del colegio y disfrutando con su primo, los días previos a la llegada de la navidad. No sé qué habrá pasado por su cabecita al encontrarse lejos de sus padres y raptada en un carro por un hombre que nunca había visto, que  rondaba los 40 años y que seguramente no iba con buenas intenciones, teniendo en cuenta que este desconocido había consumido alcohol y cocaína, e iba tras una nueva dosis de placer que solo podría alcanzar con el abuso de una niña que nada tenía que ver con este terrible enfermo.


Es difícil ponerme en el lugar de esta niña, pero trato de improvisar sus pensamientos mientras se dirigían hacia el apartamento de este asesino, que muy posiblemente debió golpearla para poder someterla y controlarla durante el recorrido hacia el lugar donde encontraría su terrible final. Seguramente Yuliana, como se llamaba este angelito, añoraba como nunca a sus padres, su familia, sus amigos y su hogar, pero su impotencia física más que lógica, hacía imposible la tarea de escapar de las garras de  su victimario y en lo más profundo de sus ideas nunca imagino lo que venía para ella en las próximas horas de ese domingo 4 de diciembre de 2016.


Las versiones mostradas a la opinión pública por los medios, cuentan que el victimario es parte de una familia muy prestante, reconocida y adinerada familia de la ciudad de Bogotá, y el personaje en cuestión es un arquitecto de una de las mejores universidades del país, hijo de quien fue decano de la Javeriana  en la década de los 90, y hermano de un reconocido abogado que se encuentra salpicado actualmente por temas concernientes a la apropiación de terrenos baldíos por parte de empresas muy reconocidas del país, Riopaila Agrícola S.A, Castilla Agrícola S.A y Bengala Agrícola SAS.


Respecto a Yuliana, sería una falta de respeto rememorar el dictamen emitido por medicina legal, porque me hierve la sangre al escuchar la cantidad de sufrimientos que tuvo que soportar a manos de este enfermo, sádico, irracional, antisocial y antihumano, ahora,  para empeorar el asunto, que los hermanos del monstruo se encargaran de borrar del cuerpo de la niña,  toda evidencia de fluidos corporales provenientes del victimario, lavándolo con agua , posiblemente en un Jacuzzi de su exclusivo apartamento, y más encima aplicarle aceites al cuerpo sin vida de la niña que impidieran encubrir a su hermano el asesino, y ocultar pruebas que lo hundirían aún más.


El mismo hermano del asesino, fue el encargado de alertar a las autoridades, el mismo  que oculto pruebas verídicas del accionar de este delincuente y que con su extensa experiencia ejerciendo la abogacía, se terminó convirtiendo en su cómplice, y como tal, en otra porquería de esta sociedad en decadencia que no debería tener perdón antes estos acontecimientos que enlutan al país entero.


Mis esperanzas frente a la justicia colombiana desaparecieron hace mucho, y sinceramente frente a este caso veo la continuación de otros muchos  que quedaron en el olvido,  en los que los niños ricos de este país hicieron todo a su antojo, y pese a cometer actos tan viles como este, hoy gozan de plena libertad acudiendo a medios económicos para aplacar los sufrimientos que cometieron a muchas familias colombianas, y su nombre borrado del historial que demuestre que son unos asesinos, blindados por la justicia de este país.


Pese a que Rafael Uribe Noguera, el asesino de Yuliana, fue mandado a la cárcel mientras la investigación continua, los padres de la víctima lloraran y sufrirán toda su vida esta tragedia que prácticamente acabo sus ilusiones; llegarán reparaciones económicas y ayudas psicológicas a los familiares, pero esto nunca borrara el dolor que hoy tienen sus corazones, y al cabo de unos meses esta noticia solo hará parte de la historia, olvidada y dejada atrás, con un victimario que mediante peripecias jurídicas o en complicidad con  las élites corruptas estado, saldrá del país para que viva más seguro y tranquilo, mientras en Colombia nos olvidamos de este problema para adentrarnos en otro más.


Espero equivocarme en estas teorías locas e inventadas por mi desilusionado patriotismo, y ojala este personaje ricachón pague por lo que hizo, de la peor forma posible, y ojala esta vez la justicia actué de la manera en la que debe ser y que tanto le hace falta al país.


Por hoy me despido, esperando que Yuliana desde donde esté pueda tener una vida mejor que esta, y pueda olvidar o quizás no recordar los hechos sucedidos ese día domingo, en el que un enfermo desquiciado y pedófilo, termino con su vida torturándola y violándola, para terminar convirtiéndose en el Monstruo de Teusaquillo.


Muldder Criollo






Fuentes


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pandemia Controlada: La Elite y su Estrategia Parte 1.

La Experimentacion Social Durante el COVID-19

El Mundo No Volverá A Ser El Mismo.