COLOMBILANDIA Una Verdad Que No Se Puede Ocultar










Qué más quisiéramos en Colombia que después de tantos años de guerra, injusticia, inequidad y muerte, llegara por fin un cambio que transformara de una vez por todas la realidad tan dura en la que nos hemos visto obligados a vivir por escoger a los mismos de siempre, convencidos que con los cambios de gobierno la situación de nuestra sociedad sería mejor y por fin este país se convertiría en el paraíso que tanto hemos soñado, pero la triste realidad se materializa al  descubrir que aquí la democracia no existe, que los derechos humanos y políticos de cada ciudadano pueden ser violados, así  existan  instituciones encargadas de vigilarlos, y que aquel que elegimos como nuestro presidente sea un lacayo más de la maquinaria que realmente mueve los hilos de nuestro país.

Hace más de 70 años, Jorge Eliecer Gaitán, un líder político proveniente de los sectores marginados de la capital colombiana, se veía enfrentado a una situación similar a la que vivimos por estos días en el país (la corrupción se había tomado el gobierno y sus instituciones, los cambios sociales que requerían mejora urgente habían pasado a un segundo plano, y la represión violenta de las autoridades hacia las protestas ciudadanas eran pan de cada día), y empezó una lucha contra quienes siempre han estado en el poder, lucha que termino con la vida de este líder político y de paso con las esperanzas de millones que seguían su discurso e ideales. Hoy, cuando vuelve y se repite la historia pero con diferentes actores de los mismos bandos, el país vuelve a encontrarse dividido, entre quienes defienden un sistema hostil, injusto e inequitativo hacia los que menos tienen, y los que desean tener una vida más digna, justa y coherente para todos, algo que en vez de unirnos nos está enfrentando en una guerra ideológica, que pretende simplemente mantenernos en las mismas, evitando a toda costa un cambio drástico en nuestro sistema económico y social, que muy seguramente afectara’ a aquellos que si tienen algo que perder.

Para entrar en materia y ser un poco más directos, la pelea hacia la presidencia de Colombia tenemos a tres grupos:

1.       German Vargas Lleras, Ivan Duque-Alvaro Uribe Vélez.
2.       Sergio Fajardo, De la Calle
3.       Gustavo Petro

A groso modo estos candidatos son los que están en esta carrera hacia la presidencia, contienda hostil y sucia, misma a la que siempre estamos acostumbrados en nuestro país.

Como es bien sabido los del primer grupo están metidos en la misma bolsa y por lo tanto, gane el que gane, al estar de acuerdo con prácticamente los mismos ideales, podría asegurar que nos mantendrán igual o peor de lo que hemos estado siempre. German Vargas Lleras al ser parte de una de las familias políticas más poderosas y de tradición del país, no va a hacer mucho por cambiar lo que le ha dado el poder que tiene. Ivan Duque al ser el nuevo títere del Expresidente Uribe, llegaría a proteger los intereses del hoy Senador (Quien gobernaría realmente), y se convertiría en una especie de Pseudopresidente.

Respecto al segundo grupo nos encontramos con el candidato Humberto De La Calle, político participe de la Constituyente de 1991, que ha hecho parte de los gobiernos desde 1982 hasta la actualidad, por lo tanto, ha sido cómplice y compinche de todos los mandatarios que desde esa fecha han gobernado el país. Estuvo a cargo de la negociación de la Paz en La Habana y como tal merece un reconocimiento a su labor como negociador, claro, aunque yo no esté totalmente de acuerdo con lo que se negoció, cabe reconocerle esa complicada función que desempeñó. Sus propuestas son atractivas y suenan muy bien al oído del ciudadano promedio, intentando sonar como un político regenerado que busca un verdadero cambio en el país…aunque a mí me da cierta desconfianza.

Sergio Fajardo, Político y matemático, exgobernador de Antioquia y exalcalde de Medellín, resulta ser para mí una de las mejores opciones para escoger en las cercanas elecciones a la presidencia, no solo por los buenos resultados logrados en los cargos mencionados, sino porque ha demostrado zafarse de la política sucia y corrupta de la que está repleto el país, algo que le da un punto a favor al momento de escoger quien va a dirigir las riendas del país por los 4 años siguientes. Cabe mencionar su recién nombrada formula a la vicepresidencia, la Senadora Claudia Lopez, que de cierta forma genera confianza en la lucha contra la corrupción e injusticia en Colombia.

Finalmente se encuentra Gustavo Petro, político y economista, exalcalde de Bogotá, exsenador, exmilitante del M-19, afín a las ideas del ya mencionado Jorge Eliecer Gaitán y el también asesinado Luis Carlos Galan, con propuestas enfocadas a las necesidades actuales en torno al medio ambiente, la sociedad y la economía, y como tal un candidato que genera esperanza en millones de colombianos, pero miedo y temor en las minorías que siempre han estado en el poder.

Ahora, teniendo en cuenta lo mencionado, buscando la mayor imparcialidad posible , siendo lógico y realista a la vez, el país aún no está preparado para afrontar cambios tan drásticos como los que plantea Gustavo Petro, no porque sus ideas sean inconvenientes sino porque la gran mayoría de colombianos (incluyendo a las mafias tras el poder), no han cambiado el chip respecto a las reformas que necesita el planeta y nuestro país, (el uso de energías limpias, educación y salud de calidad, volver a la agricultura como nuestro principal eje económico y devolverle el poder a los campesinos), sumándole, que además  estas mafias (Bancos, Grupos Económicos, Narcotraficantes, Medios de comunicación parcializados)  van a hacer hasta lo imposible con tal de mantener su poder, y no permitirán que un nuevo Jorge Eliecer Gaitán o Luis Carlos Galán les intente arrebatar lo que durante tantas décadas han logrado alcanzar, por lo que según mí teoría, si Petro pasa a la segunda vuelta, los mismos de siempre (los del grupo 1), lo destrozarán usando unas de las tantas estrategias que suelen inventarse para desprestigiar a los que obstaculicen su llegada al poder y por lo tanto, dejándoles en bandeja de plata (o de oro) su perpetuación en el poder. 



Con las recientes encuestas publicadas hoy primero de marzo, esta teoría tiene aún más lógica, ya que con Ivan Duque y Gustavo Petro liderando con empate la intención de voto, la campaña sucia contra el exalcalde de Bogotá se intensificará y con la ayuda de los medios lograrán su cometido. ¡Pero no todo está perdido!, aun los colombianos tenemos dos jugadas:

La primera es una opción que a pesar de no ser la mejor, es la menos peor, y es apoyar al candidato Sergio Fajardo (¡al cual he atacado constantemente en mis redes sociales, lo acepto!), que por estar en una posición central o neutra, puede ser el inicio de una transición entre el fin del poder de los grupos que siempre han gobernado y la llegada al cambio que tanto hemos buscado, para que en 4 o 8 años el candidato Gustavo Petro, u otro con ideas similares ( que realmente se requieren ), pueda ser elegido presidente de Colombia y encontrar el equilibrio que siempre se evitó por miedo y desinformación. La segunda es apoyar LA LISTA DE LOS DECENTES de la Colombia Humana de Gustavo Petro, ya que como bien hemos podido ver, desde el Congreso de la Republica es mucho lo que se puede lograr al momento de aprobar o derogar nuevos proyectos, leyes y demás actos legislativos que pueden impactar en la vida de los ciudadanos. Ya fuimos testigos en la alcaldía de Petro o incluso Peñalosa, como un Concejo puede hacer la diferencia al momento de tomar decisiones, y del mismo modo sucede entre un Presidente y el Congreso que lo acompaña.

No caigamos en la trampa de las encuestas, no permitamos que los corruptos continúen en el poder, si podemos hacer algo por el país es votar bien y a conciencia, no influenciados por los medios, los regalos, los mercados, los tamales y el dinero. Si realmente buscamos una Colombia mejor entonces ya es hora de asumir nuestro derecho y nuestro deber como debe ser.

         MULDDER CRIOLLO OPINA…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pandemia Controlada: La Elite y su Estrategia Parte 1.

China, Anonymous y El Caos :Todo Es Parte Del Plan.

El Tapabocas y el comercio electronico: Un ensayo para la llegada del Chip