COLOMBILANDIA: Nos Unimos o Nos Hundimos.




No vale la pena adentrarse a analizar los resultados de las votaciones legislativas del pasado 11 de marzo, realmente no fue mucho el cambio, es más, podría afirmarse que quedamos peor de lo que veníamos, ya que pese a los antecedentes de los partidos políticos corruptos que nos vienen gobernando desde el congreso, los colombianos (o por lo menos una parte muy grande de ellos) los volvió a elegir, no los castigaron, y aunque existieron cambios de forma, el fondo aún sigue estando podrido, corrupto y con las mismas mañas e intereses de siempre, por lo que tristemente debo aceptar que continuaremos con el mismo rumbo y hacia el mismo hueco del que ha sido difícil escapar. Para rescatar de dicha jornada, la llegada del partido de los Decentes como nueva fuerza de izquierda al Congreso, que a pesar de no sumar muchas curules, vienen a sumar fuerzas en una batalla que requiere de más diversidad, nuevas ideas, propuestas novedosas y representando los ideales de una minoría de la sociedad colombiana que viene pidiendo a gritos el cambio.

Respecto a las consultas de “Derecha e Izquierda” se evidenció en el resultado lo lógico, creo que la gran borregada del país apoyo al candidato o títere del Expresidente Uribe, sacando a flote el machismo que siempre los ha caracterizado evitando que una mujer pudiera dar la pelea en la carrera por la presidencia, y otra gran parte de los electores de “izquierda” se inclinó por el exalcalde de la ciudad de Bogotá, arrojando un resultado que ya se conocía sin necesidad de la consulta, pero necesario al momento de conocer cuántos ciudadanos están buscando la transformación del país.

Bueno, conociendo esto, los lectores se preguntarán ¿Y ahora qué sigue?

No es muy difícil saberlo, recordemos que “centro y derecha” siempre han estado en el poder, tienen la facilidad de combinarse, apoyarse, pelearse, reconciliarse, y hasta cuasi-pelearse, pero nunca atacarse, lo que los convierte en una fuerza arrolladora y asquerosamente fuerte en una campaña que ahora si entra en la parte más importante de todas, donde inician los debates, los ataques, las propuestas, las estrategias, las coaliciones, los apoyos, las campañas sucias, las promesas incumplibles y como tal, la parte donde los candidatos empiezan a mostrar de lo que son capaces de hacer con tal de llegar al “trono” del poder , así su dignidad y moral queden pisoteadas y en entredicho, recurriendo a medidas desesperadas para desprestigiar a sus competidores, demostrando lo que siempre han sido y siempre tratan de ocultar, y es que realmente son unas ratas de alcantarilla. Respecto a los candidatos de “izquierda” o “Centro-Izquierda” o “Pseudo-Izquierda”, o como  le quieran llamar, vemos un comportamiento totalmente diferente, donde la batalla de egos e ideas les impide conformar un equipo unido, enfocado, cohesionado y por lo tanto con la fuerza necesaria para enfrentar a sus adversarios, una división que los afecta en gran medida y que puede ser su gran debilidad de continuar por la misma senda, un comportamiento que terminará acorralando a los electores hacia un dilema que resolverán escogiendo a los malos conocidos, dándole continuidad al mismo sistema de siempre.

Nos Unimos o Nos Hundimos mas allá de ser una tendencia en redes, un clamor, una solicitud hacia algunos candidatos alternativos o una simple o sencilla moda, también es un movimiento dirigido hacia todos los colombianos, no a una parte de ellos, sino a todos los que amamos y trabajamos por este país, haciéndoles un llamado a repensar y reflexionar sobre lo que hay y lo que queremos para todos nosotros, acerca de lo que deseamos para las próximas generaciones, lo que les vamos a dejar a nuestros hijos y los hijos de ellos, un llamado que implica cambios en nuestra forma de pensar y de actuar, para borrar de nuestra genética los prejuicios y la intolerancia por las nuevas ideas, permitiendo que Colombia pueda florecer a todo nivel, destruyendo ese pasado que nos ha convertido en uno de los países más desiguales del planeta, con altos índices de corrupción, pobreza, inequidad e injusticia, y abriéndole la puerta a  las transformaciones que debimos adoptar hace mucho, pero que por nuestra misma culpa hoy nos tienen en un retraso respecto a otras naciones que incluso son más pequeñas y con menos recursos que ofrecer.

Abramos los ojos, recordemos nuestra historia y nuestros errores como electores, hagamos un balance y tomemos decisiones en torno a esto. No es bueno mirar caras para elegir a un candidato, no es correcto que otros elijan por nosotros, y tampoco es sano dejar de votar por la pérdida de credibilidad en nuestra política. No es mi intención ser repetitivo en mis pedidos, pero al ver lo del pasado día de elecciones, me doy cuenta que mucha gente aún sigue sin despertar, viven conformes y resignados, y aun peor, eligen por elegir sin tener en cuenta que están escogiendo su porvenir con su voto.

Si es posible que compartan esto lo agradecería, dejo claro que no vivo ni dependo de mis artículos, únicamente busco que Colombia sea un país crítico hacia lo que tenemos, inconforme con nuestro gobierno, pretendiendo que con ello algún día más gente deje de comer cuento y sean capaces de exigir lo que por derecho es nuestro. Espero que las elecciones hacia la presidencia se decanten hacia el candidato que más nos convenga a los ciudadanos y por lo tanto al país y sus recursos, y no por el candidato que más le convenga a la maquinaria.


MULDDER CRIOLLO




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pandemia Controlada: La Elite y su Estrategia Parte 1.

China, Anonymous y El Caos :Todo Es Parte Del Plan.

El Tapabocas y el comercio electronico: Un ensayo para la llegada del Chip