viernes, 5 de febrero de 2016

Se nos acaba el tiempo.





Hace varios años, cuando aun era un niño y vivía en el mundo fantástico del juego y la diversión, no intuía ni de cerca la verdadera realidad en la que crecía, una que no era capaz de entender por mi normal inocencia ni mucho menos imaginar. Vi pasar cada día sin los afanes del dinero ni el trabajo, las únicas preocupaciones se centraban en el presente inmediato, en el minuto siguiente, en ser feliz junto a mis amigos y mi familia, en contar historias, disfrutar un helado, jugar al escondite o simplemente descansar. Con el paso del tiempo, estos pasatiempos fueron desapareciendo y convirtiéndose en recuerdos que poco a poco se han ido difuminando hasta llegar al olvido. Con la llegada de las responsabilidades que trae consigo la edad adulta, se pierden totalmente los momentos que llenan cualquier espacio vacío del corazón, porque empezamos a ser parte del grupo "productivo de la sociedad", perdiendo así la tan adorada libertad de hacer lo que nos guste o sencillamente de no hacer nada.

Utilizamos gran parte de nuestra vida en generar riqueza, en lograr el exito, en obtener dinero, y alcanzar titulos que enriquezcan nuestro ego, pero a la vez perdemos en cada una de ellas algo valioso e importante, el tiempo. Algo tan sencillo como esta palabra puede cambiar de un momento a otro nuestras vidas, nuestro presente y por supuesto nuestro futuro, porque es la unica que no se puede recuperar, que no podemos inventar y mucho menos comprar. El tiempo que hemos perdido de seguro algun dia lo intentaremos recuperar, pero sencillamente no lograremos porque ni la fuerza ni la vitalidad necesaria para ello estara de nuestro lado.

El hombre escogió un modelo de desarrollo para la sociedad, basado principalmente en la generación y acumulación de riqueza material, todo a partir del consumo infame de nuestros recursos, la contaminación despiadada de nuestro medio ambiente y el olvido de nuestros valores como personas. Hemos involucionado hasta tal punto de ser mas animales que los animales mismos, porque nuestras actuaciones se volvieron tan individualistas y solitarias que ni los que son parte de nuestra sangre son importantes, y ni hablar de aquellos que no lo son. Permitimos entrar a nuestra cabeza ideas infundadas por los medios desinformativos, transformando al hombre en un ser sin sentimientos ni razón, formando una una sociedad que basa su existencia en filosofías equivocadas y en códigos de ética retrógrados,  en donde las relaciones con nuestros semejantes han perdido valor y en la que el dinero es el mayor logro que una persona desea alcanzar.


Escondido en algun lugar secreto, tan oculto que hasta ignoramos su presencia, existe un reloj que jamas se detiene, contando segundo a segundo nuestra estadia en este mundo, advirtiendo que el tiempo se agota lentamente, recordando que aquella vida falsa que decidimos vivir nunca se recuperará por mas dinero que tengamos en nuestros bolsillos, susurrando sutilmente que aprovechemos a compartir mas tiempo en nosotros mismos, en nuestras familias, en lo que nos gusta y nos hace mejores personas. Es inútil usar el poco tiempo libre que tenemos en cosas o situaciones que no lo valen, porque al final de cuentas son otros los que realmente estan beneficiándose a partir de ellas, y como tal no es nada mas que tiempo perdido.

El mundo actual necesita una revolucion y como tal revolucionarios que provoquen un revolcon al sistema, como  mencione en mi segundo post Nacimos siendo esclavos, somos solo ovejas de un rebaño, usados únicamente para generar riqueza a una élite que despues nos desechara como cualquier objeto usado. Nuestras vidas van mas alla de pagar cuentas, seguir ordenes, consumir bienes o vivir asustados de una minoría que pretende controlar hasta lo que pensamos. Somos dueños de nuestro futuro y protagonistas en el camino para llegar a el, pero las decisiones tienen que tomarse y estamos en el momento de hacerlo, porque el reloj no se detiene y vamos perdiendo una batalla de la cual  a pesar de ser mayoría. hemos permitido que el enemigo avance a pasos agigantados y fulminantes.


Se nos acaba la libertad y  la vida, aquella que hemos venido perdiendo por culpa de nuestro miedo y cobardía de luchar en contra de un gobierno mundial disfrazado de democracia y bondad, ese mismo que controla lo que decimos, pensamos, creemos y hasta lo que comemos, ese mismo que nos enferma y a la vez nos da una cura falsa que termina por enfermarnos o  matarnos, ese gobierno que provoca guerras, hambrunas, crisis y enfermedades (Virus Zika, jugando con nuestras vidas a su antojo y con complicidad de los medios de comunicación creados y manejados por ellos mismos.


Somos millones los que estamos en busca del cambio, cansados de vivir en este mundo mediocre y desigual, con la intencion de transformar definitivamente la manera en la que vivimos con nuestro projimo y con cada uno de los seres que habitan junto a nosotros en este planeta . Es deber de todos recuperar  lo que se nos arrebato desde siempre, nuestra libertad, nuestra tranquilidad y la verdadera vida. pero sobretodo, es fundamental devolver al mundo la democracia real, el bien comun, la justicia, la armonia, el respeto y la equidad, porque sin ellos solo seriamos la continuidad del nuevo orden mundial que la elite esta empezando a implementar en el planeta...







Translate