miércoles, 29 de junio de 2016

La Niñez. En Proceso De Extincion?

Desde hace ya algunas décadas, la humanidad entró en una etapa de grandes avances tecnológicos y científicos que nos han catapultado de manera extraordinaria hacia un futuro en donde la ciencia ficción quedara reducida a eventos comunes,  donde no existirá la  brecha entre lo imaginado y la realidad. Los adelantos en medicina, tecnología, entretenimiento, comunicación y relacionados, permitieron descubrir un nuevo mundo del cual todos han querido ser parte y por el que otros muchos aun luchan por la oportunidad de entrar, ya que las “bondades” que estos adelantos han traído consigo intervienen de manera directa en el estatus social que proporcionan a todo aquel que los involucre en su vida diaria.








Durante todo este movimiento, el hombre paulatinamente ha venido perdiendo su esencia,  abandonando sus raíces,  olvidando todo aquello que lo convirtió en un ser único y especial, ya que su capacidad de pensar y actuar por sí mismo quedo reducida a su mínima expresión, y los vestigios de su naturaleza bondadosa, sensible, amistosa, y correcta, quedaron escondidas en lo más profundo de su conciencia, en un lugar olvidado por conveniencia, clausurado con candados impuestos por él y con la ayuda de una sociedad que exterminó de sus fundamentos, todos los valores que durante milenios se encargaron de moldearla y de los cuales  muy poco se rescata.



Ligado a todo esto, el mundo en su afán y carrera desmedida hacia un planeta más “avanzado”, descuido descaradamente a los protagonistas de todas y cada una de las etapas de la vida humana, y arruino en gran parte el futuro de una civilización que indiscutiblemente siempre estará relacionada a la formación y buena educación  de aquellos que ven en nosotros su ejemplo y modelo a seguir, los niños, quienes son la razón, el motor, la esencia y el futuro, la herencia que como especie estamos dejando para que nuestro planeta sea o deje de ser, dependiendo de las decisiones que tomemos, y lógicamente del ejemplo que les demos con cada una de nuestras acciones.



No debemos ser inconscientes frente a esta problemática que se viene presentando desde años atrás, que para muchos no merece la atención en estas épocas de grandes tensiones y “preocupaciones” porque lo inmediato es lo que verdaderamente importa , algo muy conveniente para esa elite que controla los hilos del planeta, y que casi con certeza podría decirse que esta tras de todos estos hechos que involucran a los niños y la pérdida de su importancia en este mundo actual, plagado de aberraciones poco a poco consideradas como normales,  lentamente aceptadas por esta sociedad que demuestra su involución y un actuar completamente erróneo.





¿En qué momento los niños pasaron de ser la semilla de nuestro futuro, a un objeto sin valor que no merece la atención de nuestros gobiernos? , ¿Porque la niñez es una etapa en vía de extinción? ¿Cuáles son las motivaciones para descuidar a aquellos que llevarán las riendas de las generaciones venideras?


Estas preguntas posiblemente muy pocos se las auto-realicen, (personalmente tengo la esperanza de que alguien tenga estos mismos cuestionamientos en alguna parte de este planeta), pero las respuestas las podemos ver diariamente en las calles, en los medios, en las escuelas, en todos lados, y nadie se percata de esa cruel verdad. Todos viven dormidos en su mundo virtual, acostumbrados a su entorno enfermo y decadente, sintiendo orgullo de su egoísmo individualista y pegajoso, que simplemente nos alejó de nuestra verdadera misión hasta convertirlos en una masa sin vida, sin mente y completamente vacía. La necesidad de infundir a los niños ideologías y enseñanzas acordes a nuestra época solo han deteriorado sus mentes, y empobrecido sus espíritus, obligándolos indirectamente a aceptar un mundo que de por sí está muy deteriorado, y que en vez de crear más zombis, necesita de personas que verdaderamente guíen al mundo por la senda que siempre debimos mantener, y que perdimos al permitir que esos en el poder hicieran de nuestras vidas un verdadero infierno.



La responsabilidad que tenemos como formadores de esas generaciones venideras es totalmente nuestra, ya que lo que hagamos ahora, se verá reflejado en los hombres y mujeres del mañana, y todas aquellas filosofías de vida que les inculquemos, serán transmitidas del mismo modo a cada una de las personas con las que se encuentren en su camino, ya que de eso se trata la vida, de transitar un camino junto a otras personas, aprendiendo y compartiendo entre sí, enseñando todo lo que durante nuestro recorrer hemos adquirido, y afianzando esos conocimientos como propios.

La niñez en la actualidad no es ni de cerca de lo que  se veía varios años atrás, la educación, los valores, las responsabilidades, el ejemplo, la formación y un compendio de reglas y normas básicas, eran el pan de cada día en las lecciones que se recibían por parte de padres, profesores y la misma sociedad; en cambio hoy, salta a la vista la regresión en torno a la educación y  el ejemplo, que son lineamientos fundamentales necesarios para avanzar como civilización. Esto no me lo estoy inventando, ni mucho menos tomándolo de algún libro de ficción, es lo que está sucediendo en nuestro planeta y es la razón por la que iremos hacia atrás dentro de los próximos años, porque todos los que tenemos parte de  responsabilidad en la construcción de un futuro próspero y correcto, estamos arruinando con nuestras actitudes toda una generación de personas.

Como siempre, todo esta en nuestras manos, y es nuestro deber darle sentido a la existencia, proporcionarle una logica coherente a nuestras acciones,  completamente diferentes a la que nos han llevado a lo largo de nuestras vidas.







Translate