viernes, 7 de julio de 2017

Los logros del N.O.M




De manera sincronizada y dividido por varias etapas, se lleva a cabo en el mundo un proyecto de transformación nunca antes visto en la historia reciente, y sin temor a afirmarlo, estamos transitando por un camino de cambios que sin duda afectarán a todos, lógicamente con mayores efectos en aquellos que nunca los intuyeron y los que defienden un sistema de vida salvaje y agresivo  como el actual, que maquillado resulta atractivo y "cómodo" respecto a las "ventajas"que ofrece, pero que al momento de pasar factura se convierte en el más hostil e injusto. 

Un amplio porcentaje de la población desconoce la existencia  de los planes que se vienen gestando desde hace décadas, y por más que los intenten descubrir, las mentes dependientes, ciegas y esclavas de las personas están​ tan acostumbradas a la podredumbre en la que se habita, que nada les resulta extraño y todo lo aceptan sin oposición, algo que facilitará la agenda de quienes se encuentran en la cúspide de la pirámide que tristemente conformamos y de la que ocupamos el último puesto.




Los cambios económicos, sociales, religiosos y geopolíticos, demuestran una planeación tan precisa y sospechosa que  no pueden ser parte de eventos aislados, más en momentos tan críticos y decisivos como los que vive el planeta en estos tiempos, donde las masas empiezan a tornarse inmanejables, y algunas minorías aumentan su poder de convencimiento,​ llegando a generar molestia en el sistema, por el inconformismo que estos grupos han logrado contagiar en varios lugares y sectores de la población.



Económicamente, la volatilidad del dólar, la inestabilidad en las bolsas, el sube y baja del precio del oro, la crisis petrolera y la llegada de las criptomonedas, son parte de los pasos necesarios para iniciar un reseteo monetario del que tanto se viene hablando, el cuál resulta necesario para la unificación de todas las economías y consolidar definitivamente este aspecto primordial en la instauración definitiva del nuevo orden mundial que ya se encuentra sobre nosotros y que requiere de una única moneda para controlar cada rincón del globo.


Desde el punto de vista religioso, los cambios están sucediendo de forma acelerada y contundente. Los distintos credos y dogmas que invaden el mundo desde hace siglos, pierden adeptos a diario y sus representantes credibilidad​ por los continuos escándalos de los que hemos sido testigos, que generaron escepticismo en los "creyentes" y por lo tanto desconfianza en estas "Instituciones Ejemplares" que durante mucho tiempo mantuvieron a la población controlada, engañada y explotada con doctrinas que afectaron directamente sus comportamientos, y que de paso enriquecieron a unos pocos con mentiras en las que aún hoy muchos continúan creyendo. La religión resultó ser durante un largo periodo de la historia, la forma más práctica de mantener a una sociedad bajo control, pero hoy con tantos avances a nivel tecnológico y sociólogico, surgieron nuevas formas de manejar a las masas, mucho más efectivas y posiblemente más complejas de entender, pero eficaces al momento de facilitar la labor de manipulación y lavado de cerebros masivamente.  La creación de una nueva y única religión mundial es el  objetivo final en esta fase del NOM, acomodada a las  expectativas y necesidades de la población, requerida a gritos por un nuevo orden mundial con la obligación de controlar hasta en lo que se cree, pero inconveniente para un planeta que debe sacudirse de filosofías que no lo han permitido evolucionar de la manera correcta y que de seguro hoy nos tendría en una mejor posición si de mejorar se trata.



Los cambios que se han venido realizando socialmente no traen buenas noticias si en moralidad y valores queremos avanzar. Está claro que las personas aun necesitan aprender a respetar a su prójimo, sus creencias, las distintas inclinaciones sexuales y las diversas formas de pensamiento, pero es descabellado y abusivo inculcar ideologías a la fuerza como hoy lo están haciendo los que controlan el poder en el mundo; la imposición de la ideología de género en las escuelas, los cambios propuestos en las cátedras de educación sexual, las modificaciones del concepto tradicional de la familia, la descarada forma de confundir la formación sexual de nuestros pequeños dándoles opciones que en un principio surgían por convicción propia y que hoy se presentan como sugerencia directa del mismo establishment, son evidentes intenciónes de destruir la célula de la sociedad, de confundir al individuo, fragmentando valores y principios que alguna vez fueron obligatorios y que tristemente para nosotros se están eliminando para dejar atrás el camino recorrido e iniciar uno nuevo, completamente diferente y perjudicial para las generaciones que se están formando. Curioso que las campañas de respeto y tolerancia que vemos hoy hacia la población LGTBI no se hayan propuesto en casos de discriminación racial, o  discriminación por rasgos físicos, situaciónes que siempre han sucedido y que no han tenido el despliegue mediático como hoy lo tiene el tema gay en mundo.


Políticamente es muy poco lo que se puede rescatar, es más, con el paso de los años la situación en este frente empeora para los ciudadanos, porque somos quienes realmente nos vemos afectados por los cambios que desde allí han venido proponiendo. Cómo si de una guerra contra la sociedad se tratara, la política legisla, dispone de leyes y normas como si el objetivo final de estas sea terminar con la libertad, salud y el bienestar de las personas,  o sencillamente y sin ir más lejos, hacer de nuestras vidas un verdadero infierno. Sólo es ver cómo estás ratas apodadas como " Padres de la Patria", roban recursos, legislan en contra de quienes los elegimos, se vanaglorian con triunfos ajenos, y más encima corrompen a quienes en algún momento asumíeron este rol como un cargo de servicio a la sociedad, pero que de manera penosa terminaron convirtiéndose en la misma mierda que en algún momento criticaron y juraron combatir, terminando con parte de las esperanzas que se tienen cuando de asumir nuestro derecho y deber democrático se trata.


Aquellos que se encuentran tras la planeación, financiación y puesta en marcha de todos estos eventos, no solamente cuentan con los recursos necesarios para llevarlos a cabo, también tienen a su servicio un staff de personas capaces de dar hasta sus vidas por cumplir los objetivos que les encomiendan, dejándonos aún más vulnerables y con muy poco a favor en una guerra de los poderosos contra el mundo, una guerra sucia y desequilibrada contra las generaciones futuras, una guerra en la cual todos debemos participar si es que nuestro porvenir queremos asegurar.


En el aspecto geopolítico vemos cómo las superpotencias económicas y militares  han adquirido mayor poder con su accionar intrusivo sobre los países en desarrollo. La incidencia sobre la toma de decisiones de cada país, tienden a hacerse en beneficio de los más fuertes, citando como ejemplo los tratados económicos que conceptualmente se exponen​ como el paraíso de los negocios para todos los involucrados, pero realmente solo son las potencias económicas quienes terminan ganando, mientras  los más pobres y débiles pierden. Una reorganización de los países y el de sus gobiernos en torno a un mandato único mundial puede sonar descabellado e imposible, o puede parecer una idea salida de una película de ficción, pero por pensamientos como estos es que se ignoran las pruebas que demuestran todo lo contrario. Todos los continentes se encuentran actualmente en constante actividad, y justo en aquellas zonas "estratégicas" , importantes por su posición geográfica o sus bastos recursos naturales, son los lugares de los que de forma constante escuchamos "noticias" de sus "Fallidos Gobiernos" o sus  "crisis democráticas", noticias lógicamente falsas extendidas con ayuda de medios de comunicación al servicio de los grandes poderes de los que tanto he hablado en mis artículos,  con la única intención de vender la idea a los ciudadanos de que estos países necesitan intervención extranjera para ayudarlos a salir de sus problemas, pero con la real intención de desestabilizarlos internamente, y así abrir la puerta a una invasión disimulada por medio de "Ayudas Humanitarias" o colaboraciones entre países hermanos, y de esta manera dar la estocada final para lograr el poder total. Sólo es ver el ejemplo de Irak, Siria,  Libia y Venezuela, lugares ricos en materias primas que son una verdadera tentación para aquellos países que disponen de toda una maquinaria militar, mediática y económica.




Mi intención como siempre es hacer un llamado al despertar, intentando que  cada lector al que le llegue este escrito, sea capaz de abrir sus ojos, abrir su mente y reconocer esa realidad que no ha querido visualizar, sea por terquedad o sencillamente porque no ha podido percibir lo que verdaderamente sucede, que es precisamente la forma más segura en la que trabaja el enemigo sin ser descubierto, una estrategia que siempre han usado y de la cual no podemos negar su efectividad, porque hoy día gran parte de la población vive dentro de una burbuja de mentiras, desconocen la razón de este caos y las consecuencias a mediano y largo plazo que ocasionaran.


Estamos en un momento crítico y definitivo en la evolución humana, tenemos en las manos la solución a todos los problemas que cargamos sobre las espaldas, lo más lógico es que se reaccione a nivel general, porque de lo contrario no habrá retorno y la historia que en algún futuro lejano se cuente de nosotros, será la de como permitimos acabar nuestra libertad y el de las generaciones posteriores a la nuestra, pasando a convertirnos en culpables y responsables de todo lo que suceda de aquí en adelante, y lo peor de todo, en patrocinadores de la imposición de este Nuevo Orden Mundial (N.O.M). Pequeños actos son la diferencia entre ser esclavos y nuestra independencia del sistema, cambiar la manera en la que consumimos y la forma en la que vivimos, son parte de una serie de actitudes que no requieren de mucho esfuerzo pero si de sacrificios mínimos que pueden dar un golpe importante hacia quienes nos controlan, y son seguramente el inicio para una revolución  de grandes magnitudes que requiere de la unión y la fuerza de todos los seres humanos.

Translate